Debido al preocupante clima de inseguridad en el mundo y a la creciente toma de conciencia por este aspecto, la tecnología biométrica es cada día más reconocida como un efectivo mecanismo de control de alta seguridad. Estos sistemas biométricos consisten en un conjunto de tecnologías digitales que utilizan rasgos físicos de las personas como un medio de autenticación.  Existen diversos mecanismos biométricos que se utilizan para identificar unívocamente a un individuo y que utilizan diferentes características tales como: las huellas dactilares, las manos, el rostro, el iris del ojo, la voz, entre otros.  Los sistemas de reconocimiento biométrico ofrecen un sistema de identificación más seguro que las contraseñas tradicionales. Además, estos sistemas ofrecen reconocimiento no invasivo, por lo que en muchos casos no se requiere mucha colaboración del usuario para ser reconocido por el sistema.